martes, 2 de febrero de 2016

En la cama de los vivos, este gil duerme la siesta


(Leyenda camionera que viene al caso)
*
il por ahí que lo dice o supone mientras alguno de nosotros está con su propia mujer. Agrego algo más: Les pasa a las mujeres separadas, viudas o solteras... "¿En qué andará; con quién?; algo debe tener", son elucubraciones habituales en este tipo de gente ocupada de la vida de los demás mientras descuida la propia...
*
Lo peor que, como en mi caso, a muchos no nos importa la vida del resto de la gente, sin embargo a otros parece que si les importa la nuestra. Los "solterones" ¿tenemos que andar con un libro de ruta de nuestras vidas, donde llevemos anotadas las relaciones amorosas que hemos tenido o tenemos para que le resto de los "interesados en vidas ajenas" saquen sus propias conclusiones? Algunos de nosotros tuvimos o tenemos relaciones que no pudieron o no pueden ser mostradas al resto de la sociedad; ¿acaso a alguien le interesa? Supongo que a nadie debería interesarle mientras esta relación no lo toque de cerca.
*
Lo mismo sucede con los medios de vida, algo que en este caso a mi no me roza porque soy indigente; pero, si no es narco, chorro o corrupto, ¿a quien le importa cómo, cuánto o con qué gana su dinero? Nunca fui de darle importancia a lo que el resto de la gente supone; quienes me conocen de toda la vida saben, muy bien, a qué hago referencia. Soy de la idea de que quienes se ocupan de la vida de los demás es porque no tiene nada más importante en sus propias vidas. En fin, esta publicación me dio pie para decirles a los ocupados en vidas ajenas que cuiden sus propias vidas, conozco a tantos que hablaron de otros cornudos mientras ellos estaban en la misma senda y, peor aún, como ya dije antes: Por uno de nosotros...
*
Luis Oscar Tolosa Ogni
Soltero por derecho propio

Luis Oscar Tolosa

Los retos del periodismo

El periodismo no nació para promocionar campañas políticas, ni mucho menos para servir a intereses de la gente que se cree de un estrato o clase social superior, ni tampoco para crear diferencias e intolerancias debido a posturas ideológicas asumidas por los engañados consumidores de medios; el periodismo se hizo para propiciar un espacio de participación cívica libre de censura y mediación. 

Luis Oscar Tolosa

En FM Plural 96.9 de Junín tenemos al aire "El Arranque", conduce el director de Radio Zónica de Buenos Aires, Maximiliando Lequi, periodista y abogado, quien ayer volvió luego de sus vacaciones. El programa lleva 5 años de emisión por su radio on line, nosotros sólo lo retransmitimos, el programa ya estaba en FM Plural con anterioridad y a mi me gustó la propuesta de mantenerlo.
Aunque Lequi pretenda darle un componente objetivo a su programa, no lo consigue, de hecho lo repite y es una muestra de que trata de convencer. Está en la radio porque, como su nombre lo indica, es "Plural", y por ello debe contener distintas voces y tendencias. Yo tengo una posición política opuesta a la de Maximiliano Lequi, y concibo la profesión de periodista desde otra posición, lo que no significa que no podamos convivir (al menos por ahora) en FM PLURAL y puedo debatir cada uno de los puntos de vista periodísticos que me separan con el director de Radio Zónica, como también puedo debatir lo ideológico con el director de Radio Plural, Daniel Rossetti, él lo sabe porque somos amigos y pensamos diferente. El día que entendamos que en el debate de ideas está el crecimiento propio, ese día comenzaremos a construir una gran nación.
Los invito a escuchar "El Arranque" de lunes a viernes de 10 a 11,30 por FM Plural 96.9 de Junín.

Luis Oscar Tolosa

Un buen candidato del peronismo para 2019

La de Juan Manuel Urtubey es la posición correcta, el peronismo es una fuerza mayoritaria, de hecho parte del peronismo votó a Macri para terminar con el kirchnerismo.
Si acompañan al gobierno actual podrán armar sus filas con los mejores representantes y ganar en las legislativas donde mantienen mayoría, ganar las presidenciales en 2019 y recibir un país organizado en lo económico, en vías de organización en lo social y políticamente coherente. Urtubey como figura de mayor nivel político es el mejor representante, aunque Massa tenga un nivel de votos demostrado en las últimas elecciones, sea hoy la principal figura y bregue para que De La Sota sea el presidente del partido.
Olvídense de Scioli y todo el kirchnerismo, es un salvavidas de plomo para el peronismo, olvídense de que el los doce años anteriores fueron gracias al acompañamiento peronista y a la inexistente oposición; olvídese que Urtubey acompañó a Scioli; después de todo buscó que el inoperante ex gobernador de Buenos Aires tenga un rumbo propio, no lo consiguió, Scioli no pudo desprenderse del cristinismo porque no tiene peso propio como lo tuvo Massa. Pero no olvidemos que Macri ganó gracias a los errores de Cristina más que a su liderazgo político. Los últimos cuatro años de des-gobierno, los insoslayables hechos de corrupción, los agravios a la oposición, la falta de respeto a las instituciones, el avasallamiento a la justicia, la inseguridad y el avance incontrolado del narcotráfico fueron los principales detonantes.
Si Juan Manuel Urtubey trabaja bien en los próximos años será la figura peronista que podrá acceder a la presidencia de la nación, pero desde ahora tendrá una dura disputa con Massa para lograr ese liderazgo que le permita un triunfo en las próximas PASO. Hay un largo camino por recorrer, la coherencia, la ética política y la oposición constructiva serán las herramientas imprescindibles para lograr ese objetivo. No depende sólo del gobernador de Salta, sino también de la gran mayoría peronista que deberá acompañarlo. En esa puja de poderes estará el éxito.

Luis Oscar Tolosa

sábado, 11 de julio de 2015

PERIODISTA CALLEJERO: LA CHICA DEL VESTIDO BLANCO

PERIODISTA CALLEJERO: LA CHICA DEL VESTIDO BLANCO: Camino hacia el diario como todos los días, sin apresuramientos ni demasiado lento, disfruto cada paso que doy porque se que nunca más lo... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: "BUSCO NOVIA, HAGAN FILA Y NO SE EMPUJEN"

PERIODISTA CALLEJERO: "BUSCO NOVIA, HAGAN FILA Y NO SE EMPUJEN": La soledad que sufre mucha gente se hace notable en la proliferación de anuncios sobre lugares de encuentros, páginas en internet, progra... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: MI ROMANCE CON LA COMPUTADORA

PERIODISTA CALLEJERO: MI ROMANCE CON LA COMPUTADORA: Me siento frente a la computadora y la miro fijamente a los ojos, mejor dicho a su ojo, a ese ojo rectangular que refleja la luz del tech... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: REENCUENTRO

PERIODISTA CALLEJERO: REENCUENTRO: No fue casual..., los dos sabíamos que ocurriría, nos habíamos enviado señales evidentes que el amor aún nos unía, el deseo de estar juntos ... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: SEXO RÁPIDO Y A BAJO PRECIO

PERIODISTA CALLEJERO: SEXO RÁPIDO Y A BAJO PRECIO: -¿Querés coger?- le preguntó la prostituta al camionero, luego de dar con el encendedor tres golpes suaves a la ventanilla de la cucheta, ... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: Camino..., camino y pienso...

PERIODISTA CALLEJERO: Camino..., camino y pienso...: Camino..., camino..., camino y miro hacia abajo..., camino y pienso. Pienso mucho y me pregunto ¿por qué?, no encuentro respuesta. Camino ... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: HAS PARTIDO

PERIODISTA CALLEJERO: HAS PARTIDO: Adiós amor eterno, adiós has partido no el amor, el amor vive en vos en mi sólo tu has partido, con mis sueños mis cielos mis estrellas, e... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: DEL AMOR INTENSO A LA MORTAL INDIFERENCIA

PERIODISTA CALLEJERO: DEL AMOR INTENSO A LA MORTAL INDIFERENCIA: El hombre de rostro duro y surcado por las arrugas del tiempo, de mirada cansada, de cabellos canosos, de traje negro, se sentó frente al ve... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: UN DÍA PARTIRÉ de madrugada...

PERIODISTA CALLEJERO: UN DÍA PARTIRÉ de madrugada...: Un día partiré de madrugada para que la luz del nuevo día me abrace en el camino, para que el sol me brinde la energía que gastaré en cada p... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: LOS ADOLESCENTES, EL MENDIGO Y LA PALOMA

PERIODISTA CALLEJERO: LOS ADOLESCENTES, EL MENDIGO Y LA PALOMA: Las plazas son mis espacios preferidos para dejar que el tiempo transcurra; para meditar; para leer, escribir y soñar; o tan sólo para obser... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: EL AMOR Y EL VIENTO EN ALGO SE PARECEN

PERIODISTA CALLEJERO: EL AMOR Y EL VIENTO EN ALGO SE PARECEN: “El amor y el viento en algo se parecen” me dije para si mismo en un intento de filosofar, del modo que lo hacen los que tenemos la escuela ... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: LA PEOR COMPAÑÍA ES UNO MISMO

PERIODISTA CALLEJERO: LA PEOR COMPAÑÍA ES UNO MISMO: La gente está muy loca desde hace algunos años, más aún desde que comenzó el nuevo milenio. Tiene que ver con la permanente competencia qu... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: "¡TENEMOS QUE HABLAR...!"

PERIODISTA CALLEJERO: "¡TENEMOS QUE HABLAR...!": “Tenemos que hablar” dice ella y el aire pesado del ambiente que rodea a la pareja se puede cortar en porciones, y uno piensa para si: ¡ca... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: LA SIEMPRE DESEADA MUJER DE UN AMIGO

PERIODISTA CALLEJERO: LA SIEMPRE DESEADA MUJER DE UN AMIGO: Hace quince años que nos conocemos, desde que ella tenía veinte y se hizo de novio con uno de mis amigos. Es una morocha re-fuerte, de oj... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: CUANDO SUEÑO CON MUJERES

PERIODISTA CALLEJERO: CUANDO SUEÑO CON MUJERES: Soy de los que sueñan todas las noches, y digo esto sin constatar si es algo normal y le sucede a todas las personas. Supongo que si. Adem... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: ¡RAJEN, HOY ESTOY CON LA DEPRE...!

PERIODISTA CALLEJERO: ¡RAJEN, HOY ESTOY CON LA DEPRE...!: ¡Hola!, ¿cómo les va?, ¿bien?, me alegro mucho. Es muy bueno estar con gente que le va bien porque eso contagia, los que tenemos uno de es... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: ¡CHÉ, TENGO ALGO PARA CONTARTE...!

PERIODISTA CALLEJERO: ¡CHÉ, TENGO ALGO PARA CONTARTE...!: Hay días en los que uno se pone reflexivo, mira hacia la nada y recorre con la mente hechos que han sido importantes en la vida, sea por q... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: EL HOMBRE DE POCAS PALABRAS

PERIODISTA CALLEJERO: EL HOMBRE DE POCAS PALABRAS: Cuando el hombre alto de tez morena y prominentes bigotes, vestido de traje y sombrero gris, oculto tras los grandes anteojos para sol, in... Luis Oscar Tolosa

PERIODISTA CALLEJERO: SEIS WHISKYS, UN TANGO Y SEXO PAGO

PERIODISTA CALLEJERO: SEIS WHISKYS, UN TANGO Y SEXO PAGO: “Lastima bandoneón mi corazon/tu ronca maldición maleva tu lágrima de ron me lleva/ hacia el hondo bajo fondo/ donde el barro se subleva”... Luis Oscar Tolosa

Cessna 182 en flotadores aproximandose a pista de agua

Luis Oscar Tolosa

sábado, 12 de julio de 2014

Que nada te desanime, hasta una patada en el culo te empuja hacia adelante...

Por: Luis Oscar Tolosa Ogni


Ten en cuenta tus tropiezos, las caídas, la imposibilidad de realizar en ese momento algo que habías proyectado y persevera, inténtalo de nuevo, busca otras alternativas, cambia de rumbo, no bajes los brazos nunca. A veces damos contra un murallón, pero nada debe detenernos; los malos momentos no son infinitos si tienes actitud, voluntad, perseverancia. Busca en una nueva dirección, siempre se puede, el Ser Humano es artífice de su propio destino, somos constructores de nuestro camino. El éxito consiste en ser feliz y la felicidad no es un bien material, no se compra con dinero, no se encuentra al lado de quien puede proporcionarte sólo una vida cómoda de placeres superfluos. La felicidad es un bien del alma, del corazón, del espíritu. Si así no lo entiendes algún día pagarás caro por ello, será entonces cuando te des cuenta que perdiste lo más valioso que podemos tener en la vida: El tiempo. 

Cada segundo de vida es una irrecuperable cuota que pagamos, tratemos de invertirla de la mejor manera y una de ellas, para mi la principal, es aplicarlas en bienes espirituales. Es probables que leas esto y pienses que es una estupidez propia de un delirante, que la gran felicidad está en lo que nos venden las tandas publicitarias: Lo último en tecnología, el auto más veloz y suntuoso, yates, joyas, ropa de marcas tops, los perfumes más caros, el LCD de mayor tamaño, las bebidas más energizantes y espirituosas. La publicidad en los medios masivos de comunicación es el motor del consumismo. Con esto tampoco quiero decir que nada sirva para encontrar la felicidad, al contrario, si tenemos paz interior, si nos queremos a nosotros mismos, tenemos una familia, gozamos de libertad, trabajamos en lo que nos gusta, ganamos con honradez el dinero y contamos con buena salud, nada mejor que disfrutar de los placeres que el mundo moderno nos brinda y que pueden estar a nuestro alcance. No soy un idealista, sólo pretendo expresar lo que la vida me enseñó en seis décadas: Primero lo espiritual, luego lo material en su justa medida.

Es lamentable que no contemos con un manual de instrucciones que nos guíe en la vida para nunca equivocarnos, pero no existe. Cada uno de nosotros hace lo que puede de acuerdo a lo que se nos presenta. Rescato de esto la posibilidad que tenemos de razonar, escuchar, analizar y recomponer cada infortunio. Sólo la muerte no tiene solución, lo demás es maleable, los peores momentos serán sólo recuerdos tiempo más tarde cuando te enfrentes a nuevos desafíos. No gastes tu salud con malos pensamientos, amarguras, broncas. No ocupes tu tiempo en personas que nada harán por vos, quien se fue de tu vida tiene su propia razón, pretender retenerlo o recuperarlo es en vano si esa otra parte no siente lo mismo. Vive, sueña, proyecta, lee, disfruta y persevera en lo que te haga feliz de manera constante. Lo material es fungible, se agota y con ello también se consume la felicidad proporcionada. Sólo la paz interior, la felicidad de lo espiritual, el amor, la amistad, la familia, son bienes de inmenso valor. Estamos de paso en esta vida, no lo olvides, nada material podrás llevarte al cielo cuando partas y, en ocasiones, esos bienes materiales suelen ser combustible en el infierno...




miércoles, 2 de julio de 2014

SEXO CONTRA RELOJ...luego la soledad



Por: Luis Oscar Tolosa Ogni

No era la primera vez que compartían una cama de ese hotel media estrella, de los tantos que se erigen en los alrededores de la terminal de ómnibus, desde los tiempos en que el cuartel de la ciudad reclutaba a ciudadanos de veinte años para cumplir con el servicio militar y, pese a sus modestos recursos, eran los mejores clientes en sus salidas de franco.

-¡Apurate a acabar, no tengo todo el día!-, le dijo las mujer de unos treinta y algo al hombre cincuentón, calvo, de expresión melancólica, con aliento a treinta cigarrillos diarios. El detenía los embates cuando la eyaculación amenazaba con finalizar esos diez minutos que llevaba sobre la inmóvil mujer. De inmediato ella se disculpó, consciente de que el anterior comentario no haría otra cosa que incomodar a su cliente que había pagado de manera anticipada los cien pesos y el trabajo se extendería más allá de lo previsto.

Acarició su espalda y colaboró con un movimiento de caderas, él agradeció el gesto, apoyó sus manos sobre la sábana de dudable higiene que cubría al viejo colchón de lana apelmazada, los flejes de la cama de hierro crujían en cada impulso que el hombre imprimía para dejar que aflore la virilidad encima de una ocasional mujer le permitía ser un macho, un auténtico macho que no estaba solo en su cuarto masturbándose como tantas veces.

Estaba sobre una delgada mujer, de largas piernas abiertas y contraídas de manera que sus pies se ubicaban a la altura de sus rodillas; el largo y enrulado cabello negro cubría parte de la almohada. Acarició sus pechos, aún algo firmes porque no amamantaron hijos sino centenares de clientes.

Transpiraba en el esfuerzo supremo de conseguir el éxtasis pleno por el que había realizado una transacción comercial, el momento llegó con un gemido breve, algunos jadeos y luego el desplomarse sobre quien le había proporcionado ese placer fugaz. Ella trató de deslizarse por debajo de ese cuerpo para tomar sus ropas depositadas sobre la silla de madera y esterillas, de patas flojas por los años de uso.

-No te vayas aún, esperá un momento- suplicó con voz apagada por el cansancio el hombre calvo y transpirado que aún olía a desodorante barato, tan barato como el de la mujer. Giró su cuerpo, se dejó caer al lado de ella, retiró el condón del ya flácido pene, estiró un brazo con el que tomó el pantalón gastado del que extrajo la billetera y apartó un billete de cien pesos que le entregó con un pedido casi implorado.

-No te vayas aún, quedate una hora más conmigo, sin sexo, sólo a mi lado, abrazados-
Ella guardó ese dinero y accedió mientras pensaba que también pagaría por tener alguien que la escuche, la comprenda, le hable de hechos cotidianos y por sobre todo, que la ayude a mitigar las horas de soledad…, de esa soledad que comparten las prostitutas y los hombres que pagan por sus cuerpos.





martes, 1 de julio de 2014

RECUERDOS...



Por: Luis Oscar Tolosa Ogni

Los días fríos y grises de inviernos cubiertos por finas lloviznas siempre fueron generadores de profundas nostalgias y disparadores de imborrables recuerdos. Como tantas veces caminé sin rumbo bajo el paraguas y como otras tantas veces entré al mismo bar céntrico al que tiempo atrás íbamos a tomar un café y a compartir una porción de mousse de chocolate. Es las cuatro de la tarde, la gente se alejó para continuar con sus obligaciones diarias, muy pocos permanecían dentro del local de ventanas reducidas con vidrios totalizados que conserva cierta privacidad que lo hace preferido por algunas parejas mayores de 30 años.

Sobre la mesa de cedro lustrado un café,  leo el sobre de azúcar, vieja costumbre de leer etiquetas de todo tipo, sólo lo leo, el café me gusta amargo, fuerte; igual giro la cucharita en un automático movimiento dentro del posillo, tal vez sea una costumbre de cuando lo tomaba dulce.

Tomar un café es sólo una costumbre, un pretexto para meditar y para saborear aún más un cigarrillo, uno de los veinte del día, algunos más en días grises de invierno, miro el humo que se eleva, forma efímeras figuras en el aire, se retuercen y se desvanecen, son figuras de mujeres que danzan con giros y contra giros hasta esfumarse cerca del cielorraso, que como la mesa, es de cedro lustrado.

Miro hacia la calle como si esperara verla llegar. Vuelvo al cigarrillo y al humo en esas difusas imágenes de mujeres que giran y se elevan hasta el techo. Ya no llueve,  la ciudad continúa su rutina. Bebo el café, le pego una pitada profunda al cigarrillo y aspiro el humo con el deseo de no dejar escapar a esa mujer, que contornea su cuerpo libremente en una burlona danza cuando el cigarrillo se consume entre los dedos.

Café y cigarrillo, veinte por día, algunos más en días grises de invierno, nunca los conté, no quiero hacerlo. Café y cigarrillo, luego un wisky, y más cigarrillos..., miro el humo y la danza burlona de la mujer vestida de humo, fumo para verla, para contemplarla, para admirarla y tratar de retenerla conmigo, pero es imposible, ella se va, se diluye en su danza ascendente se pierde una vez más delante de mis ojos, en el techo, busca la tenue luz del ramillete de lámparas de bajo voltaje y desaparece.

Otro café, otro cigarrillo, otro wisky, otra esperanza y nuevas desilusiones que se esparcen por el aire del bar céntrico, llamo al mozo, le pago y le comento mientras recojo mi agenda y mi bolso..., “las mujeres son como el humo de un cigarrillo..., difusas, se pierden vaya uno a saber dónde”… el tipo miró el dinero, me dio el vuelto, sonrió de compromiso y se fue hacia la barra. Miré por última vez el techo, sólo vi el cedro lustrado, nada quedaban de aquellas figuras de mujer que escaparon del cigarrillo. Nada quedan de aquellas mujeres, que escaparon de mi vida, sólo los recuerdos…




domingo, 29 de junio de 2014

"¡TENEMOS QUE HABLAR...!"



“Tenemos que hablar” dice ella y el aire pesado del ambiente que rodea a la pareja se puede cortar en porciones, y uno piensa para si: ¡cagamos...!
Esa frase que no quisiéramos escuchar nunca. “Tenemos que hablar” encierra mucho tiempo de meditación por parte de la mujer. Pasaron meses, tal vez algún par de años, o varios, para que ella tome la decisión de decirle a ese pedazo de mula que tiene enfrente, que está re-podrida de sus pelotudeces.

Y al escuchar esa frase el tipo tiembla, sabe que se le agotó el tiempo, que llegó el momento de la verdad. Ella sabe que él tiene otra, que cuando dice que va a comer un asado con los amigos de la peña, se va al telo con la mina. No tiene más excusas, se acabaron las explicaciones, porque el “tenemos que hablar” significa tomátelas de aquí, vení a ver los chicos los fines de semana, podés llevártelos si querés, de paso me viene bien a mi así estoy tranquila con mi nueva conquista….(esto no se lo dice, lo piensa).
Pero al tipo le queda la última alternativa, el lance final: “Ahora no puedo, me voy a la oficina, ¿tan importante es? Somos de esquivar todo tema espinoso.

Y allí no hay regreso, es muy importante, ella se lo dice de una vez por todas, y cuando ella se lo dice es porque ya él no le importa más, y además tiene alguien que ocupó su lugar. Los hombres tenemos incorporado el machismo desde, creo, la creación misma de la vida en el planeta. Somos nosotros y luego ellas, y cuando nos hacen saber que están en igualdad de condiciones nos duele hasta en lo más hondo. Por eso cuando ella te dice: “Tenemos que hablar”, lo mejor que podés hacer es decirle que mejor es hablar después que hayas preparado tus valijas. No hay regreso cuando ellas quieren hablar, ya está todo definido, ya lo han elaborado y han dado los primeros pasos consistentes en comenzar una nueva vida. ¡No hay regreso del “tenemos que hablar”!, ¡no insisitas!

Si sos de esos tipos que quieren quedarse con la última palabra…¡perdiste!, no será en esta oportunidad. Para eso deberías haber elaborado un plan estratégico, que no va con nosotros, los hombres. Somos muy boludos para manejarnos en las trampas del amor. Ellas tienen sus amantes y nosotros no nos enteramos, son sutiles, inteligentes, sigilosas, y no caen en la desesperación de mostrarse enamorada de otro tipo que no seas vos… Nosotros no, hacemos todo lo posible para que alguien nos vea y nos considere el tipo más vivo de la ciudad. Si es con una pendeja con mayor razón, y si ella es modelo, promotora o figurita de algo que la haga reconocida…¡ni hablar!


“Tenemos que hablar” significa que vos se lo contaste a tus amigos y alguno de ellos a sus mujeres y estas no callan…, alguna se lo contó y se pudrió todo. Pero vos estabas feliz porque te levantabas una linda pendeja y eras la envida del resto de los machos que se sientan el los bares del centro para recrear sus ojos. Ahora hermano, tomá tus cosas, armá tus maletas, hablá con los chicos, decile papá y mamá se han puesto de acuerdo para vivir separados, es mejor para todos, los voy a venir a buscar los fines de semana. Y chau, a otra cosa. Cuando se cierre la puerta de esa casa que habitaste con quien era tu mujer tendrás diferentes sensaciones. Una será de libertad, porque ya no tendrás que esconderte cuando salís con la pendex. Otra será de angustia porque dejás atrás gran parte de tu vida, la mitad de tus bienes, y sabés que otro ya ocupó tu lugar. “Tenemos que hablar”, pero ya no hay más tiempo para hablar...

LA PEOR COMPAÑÍA ES UNO MISMO



Por: Luis Oscar Tolosa Ogni

La gente está muy loca desde hace algunos años, más aún desde que comenzó el nuevo milenio. Tiene que ver con la permanente competencia que se desata en todos los ámbitos: trabajo, profesión, expresiones artísticas, en el amor, en la conquista de aventuras, y en lo que se te ocurra. En todas las áreas existe la competencia, está potenciada por los adelantos tecnológicos, además de la constante y agresiva publicidad que por ellos se transmite. Tenés que poseer el último celular, el que te permite trasladar tu oficina al lugar que te encuentres, sea este un bar o una reunión de negocios. Los celulares hacen todo, ya dejaron de ser teléfonos, creo que si investigo un poco también cumplen con la función de vibradores…, no vibra-coll, no; sino como juguete sexual…

El tránsito es caótico en todas las ciudades, todos están muy ocupados, manejan y hablan por sus móviles, consultan Internet, se informan sobre la bolsa de valores en el mundo, sobre el precio de los cereales, el clima y su impacto en las cosechas del otro hemisferio. También hacen las reservas del hotel para las vacaciones, pagan con sus tarjetas por teléfono; envían mensajes de textos o fotos del lugar donde se encuentran en ese momento. Transan con algún “gato” una salida, con sus secretarias, o con alguna mina que conoció en el último viaje. Todo sin dejar de conducir el vehículo en el que se trasladan. Tocan bocina, esquivan autos, motos, bicicletas y alguna vieja que, pobre, se encuentra que es imposible cruzar una calle sin semáforo.

En este maremágnum el hombre está conectado con todo el mundo, menos con él mismo. Se hace una costumbre el hecho de estar comunicado con quien uno quiera en cuestión de segundos, hasta se le puede ver la cara al interlocutor. Es por eso que se torna muy difícil sobrevivir en un mundo tan alocado, sin el permanente uso del celular. El hombre necesita hablar con alguien en todo momento, superarse a cada instante, acelerar cada vez más la alocada carrera hacia un triunfo permanente. Sin descanso, sin interrupciones, sin unos minutos de relax, de descanso, de relajamiento en el que les permita comunicarse con si mismo, hacer introspección, recorrer con la mente los pasos dados, elaborar un balance de su propia vida, pensar en él y en sus seres queridos.

El hombre no quiere quedarse a solas consigo mismo. No hay peor compañía que uno mismo. No es fácil admitir las equivocaciones y tratar de subsanarlas.
Para el hombre del siglo XXI la vida sin nada electrónico a su lado parece imposible de conseguir. Son pocas las personas que por un mes ocupan alguna desolada playa, sin llevar consigo su teléfono móvil, sin leer los diarios, sin encender un televisor ni conectarse a Internet. Vivir esos treinta días sin sonidos que no partan de la naturaleza misma, el canto de los pájaros, silbido del viento, el de las agitadas hojas de los árboles, el rumor del mar, la lluvia, el croar de las ranas, los grillos, el graznido de los gansos, el mugido de las vacas, el balido de las ovejas o el relincho de los caballos.

Hay que intentarlo en algún momento, detenerse y meditar es prolongar la vida, tanto propia como la de terceros. Cada día hay decenas de muertos en nuestro país a raíz de los accidentes de tránsito. Los conductores del vehículo que sea, conducen en la más absoluta distracción, absorto en sus propios pensamientos que tienen que ver con la competencia en sus ámbitos. Van irritados, demuestran su mal humor al que se le cruza en su camino, al que le hace disminuir la velocidad sin tomar conciencia que él mismo ha excedido la permitida por las leyes. Putean a quienes lo rodean, que transitan en las mismas condiciones que él mismo, por eso se genera todo un círculo vicioso. ¡Paren de una vez!, ¡dejen que la competencia y miren hacia adentro!, se hace difícil estar con uno mismo, porque es uno mismo la peor compañía que uno tiene.
Pero cuando logren desenchufarse de toda la vorágine que los rodea, comprenderán que es muy necesario y reconfortante conversar consigo mismo. El mundo entero se los va a agradecer cuando desciendan los índices de violencia, de intolerancia y de incomprensión.