martes, 2 de febrero de 2016

En la cama de los vivos, este gil duerme la siesta


(Leyenda camionera que viene al caso)
*
il por ahí que lo dice o supone mientras alguno de nosotros está con su propia mujer. Agrego algo más: Les pasa a las mujeres separadas, viudas o solteras... "¿En qué andará; con quién?; algo debe tener", son elucubraciones habituales en este tipo de gente ocupada de la vida de los demás mientras descuida la propia...
*
Lo peor que, como en mi caso, a muchos no nos importa la vida del resto de la gente, sin embargo a otros parece que si les importa la nuestra. Los "solterones" ¿tenemos que andar con un libro de ruta de nuestras vidas, donde llevemos anotadas las relaciones amorosas que hemos tenido o tenemos para que le resto de los "interesados en vidas ajenas" saquen sus propias conclusiones? Algunos de nosotros tuvimos o tenemos relaciones que no pudieron o no pueden ser mostradas al resto de la sociedad; ¿acaso a alguien le interesa? Supongo que a nadie debería interesarle mientras esta relación no lo toque de cerca.
*
Lo mismo sucede con los medios de vida, algo que en este caso a mi no me roza porque soy indigente; pero, si no es narco, chorro o corrupto, ¿a quien le importa cómo, cuánto o con qué gana su dinero? Nunca fui de darle importancia a lo que el resto de la gente supone; quienes me conocen de toda la vida saben, muy bien, a qué hago referencia. Soy de la idea de que quienes se ocupan de la vida de los demás es porque no tiene nada más importante en sus propias vidas. En fin, esta publicación me dio pie para decirles a los ocupados en vidas ajenas que cuiden sus propias vidas, conozco a tantos que hablaron de otros cornudos mientras ellos estaban en la misma senda y, peor aún, como ya dije antes: Por uno de nosotros...
*
Luis Oscar Tolosa Ogni
Soltero por derecho propio

Luis Oscar Tolosa